Tuesday, February 23, 2010

couples retreat



Las relaciones entre el hombre y la mujer pueden ser fáciles o difíciles. Bueno, en realidad ¿siempre son complicadas y conllevan mucho tiempo verdad?

Consideremos por un instante la cantidad de sentimientos, emociones, esfuerzos, sacrificios y acuerdos que una relación duradera podría llegar a implicar.

Definitivamente demasiados
Tantos que de ponerse a evaluarlo en profundidad, no muchos estarían dispuestos a comprometerse o siquiera involucrarse en algo tan complejo.


Ahora bien, existen tantas versiones de una relación como canciones compuestas durante las ultimas 5 décadas. Cualquier relación ya sea de acuerdos consensuados, seria, casual o a distancia sera distinta una de otra, simplemente porque quienes están involucrados en ella tienen una percepción distinta de la vida y de lo que es el compromiso con el otro.

Puede ocurrir que ambos tengan un pacto previamente acordado y que los limites estén delimitados con rigidez, que no se permitan ciertas palabras o actos que rocen lo romántico por querer privilegiar lo físico o que al contrario, no se tenga regla alguna pero que sin embargo se sepa exactamente lo que puede hacerse y lo que no.


¿Pero que pasa si alguno de los dos no tiene en claro las reglas del contrato?
¿Que pasa cuándo alguno de los dos sobrepasa los limites permitidos consciente o inconscientemente?

O mejor aún, ¿Que pasa cuándo quien puso las reglas en primer lugar, se ve a sí mismo rompiéndolas una por una sin siquiera darse cuenta?


Créanme que todavía no deduje el porque, pero a veces me sorprendo ante la peculiaridad de ver a quien menos pensaba rompiendo nuestro estricto contrato, aún cuando él ni siquiera lo nota y yo por supuesto, no me lo veía venir.

.

3 comments:

Leila said...

y es que a veces es tan lindo romper las reglas, o no macky? ya sabemos. me encanta que nos chusmeemos asi. besote.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! said...

Pasa que a veces dar por sentado las cosas es un error muy grande.
Digo... algo tan rotundo como un "no imliquemos sentimientos".

A la larga son cosas que no se pueden manejar.
Por algo es que ese contrato en el matrimonio "en la salud como en la enfermedad..." pirin pin pan... no me cierra.
Qué pasa si al tipo se le destapa la cara y es un hijo de puta?
De repente no quremos seguir cumpliendo ese "contrato".

Todo se va modificando, de una o de otra manera.
Por eso hoy mi lema es: "no doy por sentado absolutamente NADA".
Y lo sigo al pie de la letra.
Quizá hasta es un poco triste, porque sólo llegado el momento crees en las cosas. Sólo cuando se te da. Nada de ilusiones ni de esperas ni nada.

Yo qué sé, así me hizo la vida, así quedé. Pero creo que por el momento, es lo mejor.




Pucha que me inspiré che.
jajaja.

Besote.

Carugo said...

Lo que pasa, Chica Lista, es que las reglas se pueden cumplir cuando no están demasiado comprometidos los afectos pero en cuanto uno empieza a setir de verdad las reglas se van al cuerno.
Besos!