Wednesday, March 11, 2009

Desahogo

"¿Por qué escribimos lo que queremos olvidar?"

Tenemos frente a nuestro monitor una pregunta simple. Simple, y mientras más simple más compleja. Una pregunta que no me había hecho hasta hoy.

Saque conclusiones de porque escribo, pero nunca me puse a pensar hasta ahora porque uno escribe lo que quiere olvidar.


Si queremos profundizar verdaderamente en el tema, probablemente podamos plantear varias hipótesis.


La primera que se me ocurre es que escribimos lo que deseamos olvidar porque de manera inconciente, nuestro corazón y nuestra mente no nos permiten hacerlo...Queremos olvidar con todas nuestras fuerzas, y por eso trasladamos lo que pensamos en palabras que otros pueden leer...para así intentar engañar nuestros sentimientos y continuar así con nuestro camino.

“Tal vez esperamos que junto con la última gota de tinta se vayan también las palabras, creemos que si damos vuelta la página podemos olvidar.”

La segunda hipótesis que me viene a la mente, es que escribimos lo que queremos olvidar en una especie de catarsis emocional reflexivo, para dejar de pensar tanto en cualquiera sea el tema que queremos dejar atrás. Escribimos lo que pensamos para darle un respiro a la mente. Que claramente tiene muchos otros temas de los cuales también debe ocuparse. Como si vertiéramos todo el contenido de nuestra mente en un pensadero.


La tercera hipótesis se basa en la necesidad de ser “escuchado” por otro. Por alguien neutral, por un desconocido, o por alguien que conocemos como la palma de nuestra propia mano. Escribir es mucho más fácil que hablar. Y escribir lo que deseamos olvidar es mucho mejor que guardárselo para uno mismo. Pienso que escribimos porque deseamos que alguien lea lo que quedo reflejado y nos de la razón. Deseamos que esa persona nos acompañe en el sufrimiento porque ese tipo de ayuda es la que nos sirve para seguir adelante. Deseamos que esa persona absorba nuestras palabras y las convierta en algo mejor. Deseamos ser convencidos de que todo estará mejor.


Cualquiera de estas tres hipótesis puede cumplirse. De a una o todas a la vez. Pueden alternarse dependiendo la situación o puede claro, haber más opciones.


Como ya he reflexionado previamente, las experiencias que más deseamos olvidar son aquellas que llevamos marcadas en cuerpo y alma, y como ya me advirtió mi amiga del alma, son justamente esas vivencias las que nunca olvidaremos.


Pero hurgando más en lo profundo de esta reflexión, se me ocurrió una pregunta de la que me gustaría pensaran alguna respuesta:

¿Acaso lo que deseamos olvidar es siempre dolor?



"No" me dijo ella.


"Dolor es lo que nos genera el recuerdo. No se olvida.

Felicidad de tiempos pasados. Eso es lo que queremos olvidar"


.

2 comments:

Flori said...

Dolor es lo que nos genera el recuerdo.
No se olvida. Sólo se aprende a camuflar hasta que, un día, nos damos cuenta que aprendimos a minimizarlo. Dicen que, a veces, desaparece. Dicen...




Felicidad de tiempos pasados. Eso es lo que queremos olvidar.

Maqui said...

100% agree